miércoles, 22 de julio de 2009

Sabes algo sobre el clítoris?


Muchos hombres dicen no ser capaces de encontrarlo, mientras que muchas mujeres se lamentan que sus perezosos amantes no pasen suficiente tiempo ocupándose de él. También llamado el botón del amor, la orquídea, la flor de la pasión, el pequeño brote de amor, el pequeño teléfono rosa, señorita hormigueo, Mini Mí, zona cero, pequeña perla rosa, o rubí, el clítoris es la parte más importantes de la anatomía sexual de la mujer, por lo que tanto para hombre como mujeres, no tener suficiente información sobre el mismo no es lo más aconsejable.

Anatomía
Según afirman los sexólogos, la mayoría de los hombres jóvenes no saben correctamente en que lugar de la vagina se encuentra el clítoris. Si bien es cierto que en la adultez esta ignorancia decrece, no sería malo que las mujeres les enseñen a sus parejas el lugar especifico donde se encuentra (o que los hombres mismos pregunten), solo por las dudas.

El clítoris se encuentra escondido debajo de la capucha clitoridea, dónde se unen los extremos superiores de ambos labios, justo encima de la uretra.

Como si fuese un pene en miniatura, se compone de una punta redondeada (el glande), conectado a una parte más larga, el cuerpo, que —a diferencia del pene—es del tamaño del dedo meñique.

El cuerpo del clítoris se divide en dos brazos que se extienden hacia atrás dentro del cuerpo de la mujer, bajo la piel. Los nervios controlan las contracciones de los músculos clítorideos, y a los costados de las paredes de la vagina, la vesícula y la uretra, haciendo pasar las sensaciones producidas en cualquier parte de la región.

Generalmente, sólo es visible el glande del clítoris, pues los labios menores, es decir los labios protectores que cubren la vagina, se encuentran sobre el túnel del clítoris y forman una especie de capucha.

También al igual que el pene, tanto el glande como el cuerpo del clítoris contienen un tejido esponjoso y eréctil que se llena con sangre durante la excitación, causando que el clítoris casi duplique su tamaño. Sin embargo, no existe ninguna evidencia de que un clítoris más grande signifique una excitación sexual más intensa, por lo que no hay ninguna necesidad de tener como ideal un clítoris gigantesco.

Mientras que las terminaciones nerviosas del clítoris hacen que este órgano sea sumamente sensible a cualquier clase de toque o presión, la estimulación en los senos de la mujer, la estimulación mental y en diversas zonas erógenas, puede causar que el clítoris, los labios y el área circundante puedan hincharse de sangre, al igual que sucede con el pene cuando este entra en erección.

Cuando una mujer continúa excitándose, el clítoris llega a ser menos visible ya que los tejidos en la “capucha” clitoridea se hinchan, cubriendo al clítoris y protegiéndolo del contacto directo, que podría ser demasiado intenso para muchas mujeres.

Después que haya llegado el orgasmo, o bien después de que cese el estímulo, la sangre drena fuera del área clitoridea y este último vuelve a su tamaño normal. Algunas mujeres dicen que si llegan a estar muy excitadas pero no experimentan un orgasmo, su clítoris permanece hinchado, causándoles molestias o irritación.

Conociendo las funciones del clítoris
Afortunadamente, el clítoris no sirve para ningún otro propósito que no sea proporcionarles a sus dueñas placer sexual. De hecho, no tiene nada que ver con la reproducción, la menstruación o con la orina. Por eso, las mujeres deberían considerar especialmente que el clítoris es el único órgano existente en el ser humano que esta dispuesto única y exclusivamente para los propósitos de placer.