sábado, 27 de junio de 2009

La edad no es más que un número para el amor en pareja!


Una relación entre una mujer y un hombre más joven puede darse por un gran número de causas. Es tiempo de dejar de lado los prejuicios y admitir que, en muchos casos, estos lazos son tan válidos como cualquier otro.


Los vecinos no paran de hacer comentarios. Es el tema obligado en las reuniones familiares. Sandra de 42 años, está saliendo con Héctor, de 32. Es asombroso. La mujer es mayor, el hombre más joven. Tremendamente llamativo, ¿No?. El tema es la diferencia de edad: esto siempre es un gran problema.

La pregunta es… ¿por qué?

Los hombres han sido tradicionalmente los que citaban y se casaban con mujeres más jóvenes. Incluso esto sigue siendo hoy en día aceptado, aún cuando hay una gran diferencia de edad. Pero cuando una mujer adulta comienza a salir con un hombre más joven, el chisme comienza a volar. ¡Y a un ritmo vertiginoso!

La edad no es nada más que un número. Mientras ambas partes estén un una edad legal, ¿quién obliga a que las edades se correspondan? Hacer una cita con un hombre más joven, a menudo subirá la estima o el ego de una mujer. Pero sabiendo que hay un hombre más joven en el cuadro, esta misma mujer adulta podrá llegar a oír comentarios muy negativos, como por ejemplo:

• ¿Ese es su hijo?

• Ustedes dos no se ven bien juntos

• Ella parece lo bastante vieja como para ser su madre

• Ella debería estar avergonzada de sí misma

• ¿Qué pensará la familia de él respecto a esto?

• Ella debe pagarle varios vicios…

Algunos de estos comentarios negativos pudieron haber sido dichos a cualquier mujer adulta, pero, ¿quiénes son los otros para juzgar? ¿Acaso lo saben todo? ¿Podría ser que estén realmente enamorados el uno del otro?

Algunos hombres más jóvenes pueden buscar mujeres más adultas con la esperanza de ser cuidados. Otros utilizan sus miradas y sus cuerpos para conseguir lo que desean materialmente. El hecho de que la mujer sea más adulta no significa que ella sea más sabia. Algunas mujeres consiguen tomar un camino de felicidad personal; otras mujeres pierden todo. Del otro lado, algunos hombres más jóvenes aman realmente a sus parejas más adultas. La cuidan y la respetan como un par porque ella es un par.

El amor es una cosa divertida. Cuando golpea, golpea fuerte. Uno no puede escuchar a los vecinos, los familiares, o los amigos, sino sólo a su propio corazón.

El corazón no miente. Una mujer adulta, un hombre joven. ¿Y qué?
Vivamos y dejémoslos vivir. Aprendamos y dejémoslos aprender.

Recuerda que tú eres un hombre bello y saludable... que no te interese la edad de tu pareja!