martes, 4 de agosto de 2009

Juegos Eróticos Placenteros!


Piensa en los escenarios que ambos podrían fácilmente interpretar. Si la presión de ocurrírseles algo por su cuenta los esta dejando paralizados, elijan las ideas más básicas, sin importar que tan tontas parezcan ser:

El profesor y la alumna mala que tiene que quedarse después de clase

El oficial de policía o carcelero y la prisionera

El jardinero (o el muchacho de limpieza de la piscina) y la dueña de casa aburrida

El repositor del bidón de agua y la oficinista mirona

El técnico y la cliente

El muchacho que entrega la pizza y el ama de casa hambrienta

La mucama de un hotel y el huésped

El ladrón y la dueña de casa

El famoso y la fanática

Todos estos roles creíbles suenan algo tontos, es cierto, pero lo gracioso de ponerse en los zapatos de alguien más por un momento no sólo puede ser muy divertido, sino también muy, muy excitante.