sábado, 22 de mayo de 2010

Cuello en V, el mejor amigo del hombre...


¿Cuantas veces pasa que uno compra una remera, la usa una vez y luego queda guardada en el ropero solo para ocupar lugar y juntar basura? Esto sucede bastante seguido y el resultado es que se gasta un montón de dinero que podría ser utilizado mejor aprovechado en cosas más útiles.

Cuando se siente el impulso por comprar, usualmente es porque la remera parece única y no importa lo que cueste ni la ropa que hay en el ropero. Una vez en casa nos damos cuenta que el color de la remera no coincide con las demás prendas, es el momento en el que deseamos poder devolverla.

Una remera de cuello en V, en cambio, es algo que siempre va bien, son muy versátiles y buenas para cualquier ocasión y estación. Son de alguna manera los tiburones de la moda, a través de la historia, a pesar de los cambios de contexto, han logrado sobrevivir y seguir siendo fuertes en un mundo salvajemente dinámico.

La V de versátil, sus ventajas:

Clásica

El cuello en V nunca quedará fuera de moda. Se ha utilizado siempre y es seguro que no va a desaparecer de la industria de la moda durante un tiempo.

Ayuda a lucir mejor

Para las personas rellenitas el cuello en V tiene un efecto estilizante. Hacen que los demás dirijan la mirada hacia el cuello y en la mandíbula.

Versátil

Pueden ser combinados con todo tipo de pantalones. Aunque sean pantalones de alta costura o jeans rajados, los cuellos en V pueden ser utilizados dentro o fuera del pantalón para crear el look deseado. Una remera liviana de este tipo puede ser utilizada con pantalones cortos en los calurosos días de verano.

4 estaciones

Pueden ser utilizados durante todo el año y nunca van a quedar fuera de lugar.

Sofisticados

Utilizar una remera de cuello en V y un saco le puede dar un aspecto sofisticado para remplazar la redundante camisa y corbata.

Eficiencia en los gastos

La gran ventaja entre este tipo de remeras es que no hay gran diferencia entre una muy cara y otra barata, aunque de todos modos siempre conviene prestar atención a la calidad de la prenda.