martes, 10 de agosto de 2010

Cómo parecer más joven al vestirse


Antes que nada, hay que tener en cuenta qué quiere decir “vestirse como una de treinta” cuando uno tiene cuarenta y cinco.

Las respuestas unívocas y que sienten bien a todo el mundo no existen, sobre todo porque el estilo personal tiene una gran importancia.

Existen algunas reglas generales, sin embargo, para lograr aparentar lo que uno quiere en cada situación:

A- Estar al tanto de “lo que se usa”, informándose en revistas de moda. Esto no quiere decir que haya que salir corriendo a comprar todo lo que aparece en ellas, pero sirve para tener ideas nuevas.

B- Abrirse a ensayar nuevas ideas y estilos, sin pensar que son “sólo para jóvenes”. Muchas veces no es ni siquiera necesario cambiar el estilo de vestirse, sino los cortes y la manera de combinar las prendas.

¡Atención!, de todos modos, con tratar de aparentar ser demasiado joven o moderno. Probablemente la micromini y el aro en el ombligo no sean lo más adecuado para ensayar.

C- ¿Por qué comprar siempre en el mismo lugar? En las casas de ropa “juvenil” pueden llegar a encontrarse buenas opciones y, por otro lado, ¿qué perdemos viendo en el probador cómo nos quedan esas prendas que siempre pensamos que “no son para nosotras”?

D- Anímate a expresar tu estilo personal y a ser original. Lo importante es guardar la coherencia y saber qué efecto se quiere lograr al probar una prenda o combinación de prendas.

E- Una buena idea es comprarse una o dos prendas de moda cada temporada, baratas y de estilo juvenil. Luego, sacarles el jugo y tirarlas o regalarlas cuando pasen de moda.

F- No olvides nuestro viejo amigo que nunca nos falla: el color negro. Si te parece que algo es demasiado osado, cómpratelo en negro para tener un aspecto más sofisticado.