lunes, 9 de agosto de 2010

¿Dudas sobre posiciones sexuales?


Imposible decirlo porque, de hecho, se trata de algo muy personal y que tiene, obligatoriamente, que agradar a ambos amantes. La mejor es, sin duda, aquella que proporciones el mayor placer a ambos.
Algunas posiciones facilitan la excitación y el orgasmo femenino, otras son muy confotables para el hombre, que así se asegura la erección y un mayor tiempo hasta la eyaculación. Posiciones estas que auxilian al hombre que sufre de eyaculación precoz, por ejemplo.
Como, por ejemplo, la postura en que la mujer va encima y así consigue “trabar” el pene con la vagina. Por eso son tan usada por mis alumnas que aprendieron y pratican el pompoarismo.
En otras posiciones el hombre consigue sentir más profundamente la penetración y la mujer percibir mucho más el roce del pene en las paredes vaginales.
Para practicar nuevas posiciones amorosas, así como renovar la relación, es necesario que acepten hablar sobre eso. Busque la compañía de la persona amada, ábrase a nuevas experiencias sin preconceptos o recelos, si algo les gusta y proporciona placer a los dos, entonces está bien.
En la vida amorosa no existe cierto o errado, entre las cuatro paredes vale lo que ambos aceptan y desean, y lo único prohibido es forzar al ootro a aceptar algo que sólo dé placer a uno. Por lo tanto, nunca olvide que el acto sexual es un intercambio y tiene que agradar a ambos.
¡Una pareja que se encuentra “aburrida” y sin motivación ganará nueva vida si ambos quieren realmente innovar!
Comience conversando sobre el tema, pregunte a su pareja si desea experimentar algo nuevo, elijan juntos lo que desejan practicar.
Al principio, podrá parecer extraño buscar nuevas posiciones, “entrenar”, escoger las mejores para ambos pero, créalo, entre las diversas posiciones que terminarán por descobrir estara algumas que van a parecer haber sido creadas especialmente para ustedes, tal el placer que resultará de su práctica.
Aproveche bien ese momento, y decidan juntos el nuevo arsenal de placer.
Para garantizar el fuego de la pasión, use el combustible adecuado. Tenga siempre como práctica diária, mucho amor, atención y cariño. Si no lo hacemos, el estrés del día a día acabará apagando ese fuego, el sagrado fuego de nuestro deseo.
Es normal que estemos desmotivados para la vida íntima por el peso de las obligaciones que tenemos en lo cotidiano, pero eso no debe servir como disculpa para relegar a segundo o tercer plano nuestra vida amorosa, y estar atento a eso garantizará nuestra felicidad.
Buscar posiciones especiales para el amor y practicar esas posiciones hará que aumenten mucho la libido y la complicidad, y en última instancia la unión de la pareja.
Por Regina Rocca
www.pompoarte.com.br