martes, 22 de junio de 2010

Como mantener tu matrimonio siempre bien!


El amor marital significa cuidar a la otra persona. La comprensión y el amor mutuo alimentan esta unión a través del tiempo. Por eso es muy importante en todo momento brindar el cariño necesario al otro tanto cuando se sienten deprimidos o cuando no están en su mejor momento anímicos.

La pregunta que muchas parejas se hacen es ¿qué se puede hacer para asegurar que la unión tenga éxito por muchos años?

A continuación le brindamos algunos consejos sobre comportamientos y actitudes para cuidar la relación:

· Solamente cuando usted se sienta seguro de sí mismo y fuerte, podrá cuidar y proteger a su pareja. Primero cuídese a sí mismo, mantenga su autoestima alta.

· Recuerde que usted es siempre responsable de sus sentimientos y actos, su pareja no es responsable de su tristeza, su felicidad o bienestar.

· Esté dispuesto a arriesgarse y mostrarse tal cual es. Cuanto más deje que su pareja lo conozca y lo acepte por su forma de ser, más fuerte se hará la relación.

· Deje que el otro conoczca sus necesidades. Háblele, no presuma que con sólo mirarlo la otra persona sabrá lo que usted está sintiendo.

· Tenga en cuenta que su pareja puede rechazar sus sentimientos ocasionalmente, pero si usted no asume ese riesgo nunca se va a establecer una fuerte intimidad.

· Nunca ventile sus diferencias con su pareja en público, no importa cuán enojado esté.

· Maneje el conflicto cuando aparezca, sino todos los pequeños enojos se acumularán y se volverán cada vez en un problema más grande.

· Es bueno poder criticar el mal comportamiento de él o ella para reforzar una buena relación.

· Esté dispuesto a perdonar. Aferrarse a un enojo hace que la otra persona no se sienta querida.

· Juegue, ríase, tenga diversión.

· Recuerde que el sexo sólo es una parte de la relación. Los fuegos de la pasión aparecerán en el momento oportuno, y también pueden ser reencendidos. Cuando una persona se siente amado de verdad, la sexualidad aparecerá sola.

· Mantenga los canales de comunicación abiertos. La intimidad no se puede lograr hasta que ambos estén dispuestos a ser abiertos y honestos.

· Recuerde que la confianza es un elemento esencial.

· Intente estar alerta a las pistas o indicios que su pareja le da para pedir ayuda, aunque no se lo pida formalmente.

· No sea renuente a buscar ayuda afuera si es necesario. A veces un profesional o una tercera persona puede ayudar a despejar una duda o angustia que para usted parece irresoluble.

· No permita que los niños dañen su relación. La relación sigue siendo la prioridad incluso cuando hay niños. La mejor cosa que los padres pueden hacer es criar a sus hijos en un ambiente cariñoso y de respeto.

· Acéptese como es y por lo que es. Usted se casó porque la otra persona lo acepto tal como era. Piense en esto cuando usted trata de cambiar la actitud o forma de ser de su pareja.

· Una buena unión necesita de un equilibrio cuando están juntos y separados. Deje al otro respirar. Que cada uno tenga sus tiempos. Los posesivos no tienen ningún lugar en una relación duradera.

· Trate de hacer alguna actividad conjunta aunque sea una vez por semana, algo que les interese a ambos. Además de compartir esto hará que se sientan más cercanos.

· Sea espontáneo. Las uniones estructuradas son muy aburridas. No haga las mismas cosas de la misma manera cada día. Varíe las rutinas un poco.

· Considere siempre las necesidades de su pareja. Ninguno debe sacrificar sus deseos o necesidades personales pero debe considerar siempre qué clase de impacto tendrá esto en la otra persona. Sea responsable de sus acciones.

· Intente crear una atmósfera en la cual cada uno se sienta libre y pueda expresar sus necesidades y sentimientos sin miedo a ser atacado, o castigado.

· Demuestre afecto y cariño a menudo.

· Dígale en voz alta “Te amo”. Es verdad que las acciones hablan más fuerte que las palabras, pero déle el gusto de poder escucharlas.