lunes, 14 de junio de 2010

La técnica de Alexander, un método para liberarse de las tensiones cotidianas...


La “técnica de Alexander”, fue desarrollada por el actor australiano Friedrich Matthias Alexander, para lograr desarrollar un aprendizaje de nuevas habilidades de coordinación de nuestro propio cuerpo. Los profesores de esta especialidad, intentan demostrarnos como nuestro conocimiento de un equilibrio, una postura y un movimiento apropiado, pueden ayudar a disminuir, e incluso liberarse, de las dañinas tensiones que experimentamos a diario.

En efecto, con la técnica de Alexander, uno conoce mejor que tipo de equilibrio corporal, posturas y movimientos, son las más apropiados para el propio cuerpo, según sus actividades diarias. De esta forma, se logra saber cuales son, específicamente, las tensiones dañinas que uno experimentaba sin siquiera saber de donde provenían, y frenar así ciertos esfuerzos que resultaban muy perjudiciales para el cuerpo.

Pero esta técnica, no sólo mejora su salud física, sino también todo su ánimo y personalidad, por lo que puede proveerle mucho bienestar mental y emocional.

Como solemos esforzar a nuestro cuerpo en la mayoría de las actividades que realizamos (incluso en las más simples), casi siempre somos nosotros mismos quienes nos auto imponemos las tensiones que sufrimos, y que obstaculizan casi todas nuestras actividades diarias. Esto sucede por el hecho de que solemos interferir en la natural relación entre la cabeza y el cuello, con la columna vertebral. Por otra parte, los músculos contraídos, suelen tirar hacia abajo la cabeza, hacernos apretar la mandíbula, cerrar y encorvar el pecho, respirar con problemas, y comprimir todo nuestro torso. Así, todos nuestros órganos digestivos también se tensionan, y nos causan muchos dolores y problemas. La mala postura, puede ser de hecho el residuo acumulado de toda nuestra tensión.

Los profesores de ésta innovadora técnica, señalan que es necesario trabajar cada parte de nuestro de cuerpo por separado, para focalizar sus problemas específicos. Para esto, suelen usar sus manos, masajeando suavemente cada una de las partes del cuerpo en las que mayor tensión se siente, y animándonos también a lograr un equilibrio y armonía corporal.

Los profesores, además, le enseñarán simples movimientos diarios, que usted podrá realizar para manejarse con menos tensión. También, le explicará cómo puede ayudarse mentalmente para evitar tensiones dañinas, y lo estimularán a tomar una postura y unos movimientos más naturales. En total, son necesarias veinticinco lecciones para lograr conocer esta técnica en profundidad, y lograr así los resultados deseados.

La técnica de Alexander es muy útil también para todo el cuidado preventivo de nuestro cuerpo, y para aprender cómo disfrutar de nuestra salud tomando un estilo de vida más positivo.